11 de febrero de 2011

Mi vagina era mi aldea

Ilustración de Valle Camacho

Mi vagina era verde, praderas de un suave rosado acuoso, una vaca mugiendo, sol, siesta, novio cariñoso rozándome con una sueave brizna de paja dorada.

Hay algo entre mis piernas. No sé qué es. No sé dónde está. No lo toco. Ahora no. Ya no. No desde entonces.

Mi vagina era parlanchina, no podía esperar, no podía esperar tanto, tanto hablar, palabras que hablaban, no podían dejar de intentarlo, no podía dejar de decir "Oh, sí. Oh. Sí".

No desde que sueño que tengo un animal muerto cosido ahí dentro con hilo de pescar negro y grueso. Y no puedo desprenderme del apestoso olor a animal muerto. Y tiene un tajo en el cuello y sangra tanto que me empapa todos mis vestidos de verano.

Mi vagina cantando todas las canciones de chicas, todas las canciones en las que suenan cencerros de cabras, todas las canciones de praderas de otoños silvestres, canciones de vaginas, canciones natales de vaginas.

No desde que los soldados me metieron un rifle largo y grueso ahí dentro. Qué frío está, con el cañón de acero que me anula el corazón. No sé si van a dispararlo o a clavármelo más adentro hasta atravesar mi cerebro que da vueltas como un trompo. Seis de ellos, médicos monstruosos con máscaras negras que también me penetraban con botellas. Y con varas y el palo de una escoba.

Mi vagina nadando en el agua del río, agua cristalina fluyendo sobre piedras secadas al sol, sobre piedras clítoris, sobre clítoris piedras, fluyendo hasta el infinito.

No desde que oí cómo se me desgarraba la carne y hacía ruidos chirriantes de limón, no desde que un trozo de mi vagina se me cayó en la mano, una parte del labio. Ahora me he quedado sin un lado del labio.

Foto de Bea Vizious

Mi vagina. Una aldea de agua, mojada y viva. Mi vagina, mi aldea natal.

No desde que se turnaron durante siete días, apestando a heces y a carne ahumada, dejando su asqueroso semen dentro de mí. Me convertí en un río de veneno y pus, y todas las cosechas se murieron y también los peces.

Mi vagina, una aldea de agua, mojada y viva.

La invadieron. La masacraron y la quemaron.

Ahora no la toco.

No la visito.

Ahora vivo en otra parte.

No sé dónde.


Durante la guerra de Bosnia, las fuerzas serbias practicaron violaciones masivas a las mujeres musulmanas de Bosnia. Entre 20.000 y 44.000 mujeres sufrieron vejaciones en los llamados "campos de violaciones".


El fragmento de arriba pertenece al libro Monólogos de la vagina, de la escritora estadounidense Eve Ensler, que entrevistó a más de 200 mujeres preguntándoles por su sexo, sus relaciones sexuales y la violencia sexual. Este fragmento reproduce la entrevista a una de esas mujeres bosnias que sufrieron el método de ataque más efectivo de la guerra: no matar, no con benevolencia, sino anular, torturar y repudiar. 
Redes habló de esta práctica bélica en Bosnia en su programa número 78, que podéis ver aquí.

11 comentarios:

Rebeca dijo...

Me remueves, Sara.

Hace poco, la hija de unos amigos me preguntó si me daban miedo los espíritus, como a ella. Yo le contesté que, a mí, lo que más miedo me da en el mundo, son las personas vivas.


Qué ganas de verte.

tormenta dijo...

Difícil aceptar "lo inhumano" que compartimos todos los humanos...

Un besote.

Carlos Fidalgo dijo...

Escalofrío

Adolfo Payés dijo...

Sorprende..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Que disfrutes un buen fin de semana...

tormenta dijo...

Carlos: escalor!

Igualmente, Adolfo. Gracias por pasarte

Rocío dijo...

Joder, cómo me ahondas la carne...

tormenta dijo...

en este caso, los latigazos son escogidos, rocío. gracias por la visita.

Miguel Ángel Maya dijo...

...Home, sweet home...
P.D. I did it
;-)

i (latina) dijo...

joder.
y cómo me alegro de que seas capaz de acercarnos una realidad tan cruda sin caer en la demagogia facilona de, al final, decir: qué malos malísimos (a mí, lo confieso, me cuesta).

Amanecer Nocturno dijo...

Describir esa cosa así es demasiado, es brutal, es extenuante.

tormenta dijo...

Sí lo es. Un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...