30 de enero de 2011

Desde mi ventana (I)

¿Y se perdió aquel tiempo
que yo perdí? La mano
dispone, dios ligero,
de esta luna sin año.
Jorge Guillén




Este es mi cuarto año en Valladolid.  Una ciudad fría y nebulosa. Desde mi habitación se ve la calle. Durante este tiempo he ido retratando desde mi ventana diferentes estaciones y tempestades que compartiré con vosotros en varias entradas. 

[Recuerda que todas las fotos que ves están protegidas con la licencia Creative Commons con la que se rige mi blog, es decir, debes citar la fuente, no puedes usarlas con fines comerciales y debes compartirlas bajo la misma licencia]

Bienvenidos a mi siete.

15 comentarios:

viriato dijo...

hmmm... una ciudad fría que encierra enigmas en la niebla y en el rayo de sol que entra directamente al 7...

Rocío dijo...

La segunda foto es preciosa!

Duenda. dijo...

pero valladolid no es gris.
d.

tormenta dijo...

Viri, te ha gustado la última, intuyo. Gracias por visitarme.

Rocío: la segunda parece un cuadro de acrílico que se destiñe. una ciudad que pierde los colores.

Duenda: Dónde he dicho yo eso? :) Tú sí que eres azul.

viriato dijo...

Supones bien, Tormenta; todas las ciudades son grises salvo por esos momentos efímeros...

Mnemea dijo...

Tormentas e historias a vista de pájaro. Gracias por abrirnos de par en par tu siete.

tormenta dijo...

Gracias por asomaros, Mnemea.

Miguel Ángel Maya dijo...

...Yo te las voy a robar igual (sobre todo la última) ;-P...
...Es bonito ver lo que ves desde ahí arriba...
...Ahora, recuerda que, como dice Calamaro, "volar es solamente para los pájaros" jajaja...
...Besos y carantoñas...

P.D. Por cierto, mira qué bonita es la palabra de verificación: "magier"
;-)

tormenta dijo...

Gracias, Migue. A veces mirar por la ventana es imaginar un trayecto, irse lejos de aquí, de cualquier parte...

bydiox dijo...

Inceso: hay tipos y tipos de fotografías con licencia Creative Commons. Supongo que tú te refieres a Attribution-NonCommercial 2.0 Generic (CC BY-NC 2.0).

Lo comento porque parece que lo que tú comentas es lo habitual y no es así, hay varios tipos de licencias. Creo que te sería más fácil incluir un link con lo que se puede y no se puede hacer con ellas http://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.0/

tormenta dijo...

Lo pongo así porque es el que uso en todo el blog y me he referido a él más veces. Lo pongo en letra porque si hago un link nadie va a pinchar. Es inciso.

Anónimo dijo...

Para bydiox (bien elegido tu apodo por cierto)

Cuidado con la soberbia:

En casi todas las listas de pecados, la soberbia (en latín, superbia) es considerado el original y más serio de los pecados capitales, y de hecho, es también la principal fuente de la que derivan los otros. Es identificado como un deseo por ser más importante o atractivo que los demás, fallando en halagar a los otros.

Según la Biblia, este pecado es cometido por Lucifer al querer ser igual que Dios.

Genéricamente se define como la sobrevaloración del Yo respecto de otros por superar, alcanzar o superponerse a un obstáculo, situación o bien en alcanzar un estatus elevado y subvalorizar al contexto. También se puede definir la soberbia como la creencia de que todo lo que uno hace o dice es superior, y que se es capaz de superar todo lo que digan o hagan los demás. También se puede tomar la soberbia en cosas vanas y vacías (vanidad) y en la opinión de uno mismo exaltada a un nivel crítico y desmesurado (prepotencia).

bydiox dijo...

@Sara: Mi comentario iba porque últimamente me encuentro a mucha gente que piensa que únicamente existe un tipo de licencia CC, no porque crea que tú no sabes cuáles hay.

Anónimo: ¿Soberbia? Eh... no sé a qué cojones te refieres.

tormenta dijo...

le he incluido lo de "con la que se rige este blog" para que quede más claro. pero vamos, que lo puse así por razones justificadas. ;)

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

Muy bello blog.
Amiga, aquí te dejo un poema , es de mi libro de poemas para niños "Duendes de la Lluvia"

Esa mañana lluviosa
desde la enorme ventana.
descubrí al bosque olvidado
de los años de la infancia.
Aparecieron los duendes
chapoteando por las charcas
y junto a ellos una niña
vestida de madrugadas.
Flores en la cabellera
en sus pies,botitas blancas
y nubes de mariposas
escoltando su llegada.
Me saludaron los duendes
a pesar de la distancia.
Ellos me reconocieron,
la niña no dijo nada,
solo al mirarme los ojos
nis mimetizamos ambas.
fuimos presente y pasado,
anochecer y alborada.
Extendí pronta las manos
como para acariciarla.
Ella se abrazó a los duendes
cuando la lluvia arreciaba.

Sembré lágrimas con soles,
nacieron nuevas mañanas,
se enredó la primavera
florecida en rosas blancas

Pero jamás el destino
volvió a tocar mi ventana

Lydia Raquel Pistagnesi.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...