6 de marzo de 2013

Pido a la vida no engendrar vida

Exilio

Esta manía de saberme ángel,
sin edad,
sin muerte en que vivirme,
sin piedad por mi nombre
ni por mis huesos que lloran vagando.

¿Y quién no tiene un amor?
¿Y quién no goza entre amapolas?
¿Y quién no posee un fuego, una muerte,
un miedo, algo horrible,
aunque fuere con plumas,
aunque fuere con sonrisas?

Siniestro delirio amar a una sombra.
La sombra no muere.
Y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno:
una logia callada,
fantasmas en dulce erección,
sacerdotes de espuma,
y sobre todo ángeles,
ángeles bellos como cuchillos
que se elevan en la noche
y devastan la esperanza.

Alejandra Pizarnik


Ocho cuervos*

¿Para qué tanta vida?
A. Pizarnik

El cuerpo es nuestra madre y nuestro padre. Nos somos todo:

Abrigamos el daño
por si nos dura un invierno.

La matriz es una enjambre de moscas
que se mueven
que devoran.

El rojo se parece / al color de la muerte. / La carne amorata el dolor.


---

*Hasta el 20 de abril se puede ver su trabajo en Galerie Wedding (Berlín). Más info.

2 comentarios:

Juan Antonio dijo...

El invierno es tan largo...

Darío dijo...

No se nada de la muerte, y prefiero seguir no sabiendo. Por si acaso...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...