17 de enero de 2012

Ni yo. Tampoco yo. [Klavier Version]



"Tampoco yo" es uno de mis poemas preferidos de Epidermia, ese papel de piel y escamas. Epidermia es siempre femenino, dice Gj en su blog6. f. Autoretrato sobre lienzo dañado con postes de luz. Solar abierto. Papel ultrafino.


Desde otro lugar, Juan Andrés García Román dice:

Yo hago un puzzle con piezas sobrantes y perdidas. No sé cuál es su fin. 
Tan sólo sobrevivo, 
cuido la hierba blanca que crece debajo de mi cama. Eso es todo. 
Tú no irás al concierto: llorarías -has dicho. 
Estoy enfadado con el arte. 
Porque si vas al concierto no escuchas los platillos de barro del instante
ni ves la oruga que sube por el interior de la flauta dulce, 
según va revelando un agujero tras otro. 
Esa oruga que pronto va a detener el concierto.


Yo también hago puzzles con las habitaciones que he dejado atrás. Yo tampoco tengo licencia gramatical y la habitación del amor es un sitio que ya nunca cuido. Por eso da miedo: desde que lo deshabitaron y yo le di la espalda, tengo miedo de que sea un lugar verdaderamente abandonado: un lugar que no existe.

Y esto responde Carlos Martínez Rivas:

Cuando ya no me quieras
y no podamos estropear nada
porque nada estará vivo y confiado.

Cuando tú te hayas ido
y yo me haya ido
y los de la música se hayan marchado
y el portón se cierre
(dentro pasan el largo fierro por la argolla
asegurando con la correa el cerrojo,
y soplan los candiles
y las mechas se quedan humeando);

diremos: "Algo se ha perdido.
No mucho. Nunca es mucho. Pero
algo esencial –un culto, un lenguaje,
un rito— está perdido".

Y mi amigo Martin coge entre sus manos la versión en pdf de mi primer hijo y me dice: ¿puedo llevarme unos pocos? No necesito deciros de quién es la música. Ni siquiera yo.


3 comentarios:

Emily dijo...

joder, qué bonito

:*

El Joven llamado Cuervo dijo...

Y de una u otra forma, seguimos armando rompecabezas, hasta el fin de nuestros días. Bellos.

tormenta dijo...

:)

Son bellos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...