23 de noviembre de 2009

Igualdad

Me considero feminista. Aunque al término de esta entrada algunos de vosotros creáis que no lo soy. Y dos artículos que he leído hace unas horas me han provocado una inquietud mental y sentimental.

Hace un par de años escribí un relato sobre el tema y el año pasado gané con él un concurso que, por cierto, estaba financiado y apoyado por el Ministerio de Igualdad. En el texto, vaticinaba una evolución del problema del machismo, debido a la discriminación positiva con la que se está intentando arreglar la situación. Lo que ocurra a continuación está claro: conseguir resultados a la fuerza, a golpe de ley, es contraproducente. No es la mejor manera de conciliar a hombres y mujeres. No es nuevo, lo sabían ya las feministas de Ruanda hace unos cuantos años. Y me explico.


Durante la segunda visita del presidente del Gobierno al programa Tengo una pregunta para usted, una chica de más o menos mi edad le preguntó al presidente si no sería más igualitario que una persona entrara en una empresa por su currículo y no por su sexo. Se refería a la medida "igualitaria" de contar con un 50% de mujeres y un 50% de hombres en el consejo u órgano de decisión de las empresas.

Y yo lo traslado a la realidad. Veo a un chico o una chica de treinta años, emprendedor, talentoso, al que le han negado la entrada en una empresa porque otra persona, menos preparada que él, debía ocupar la plaza que cumpliera con la medida. Y veo a esa persona, en caso de ser chico, frustrado y, a posteriori, culpando a las propias mujeres de no poder desarrollarse profesionalmente. Eso es peligroso. La medida puede tener un buen propósito, pero es completamente injusta. Tengo que decir que José Luis Rodríguez Zapatero contestó en el programa diciendo que, efectivamente, tenía razón en lo de dejar entrar por los méritos, pero que, "desgraciadamente", en las empresas no se contratan a mujeres precisamente por ser mujeres, por lo que había que impulsar esta entrada directamente. Impulsarla no es lo mismo que forzarla, pienso yo.
El primer contacto que tuve con la nueva campaña del Ministerio de Igualdad fue un cartel en una marquesina. De todas las mujeres que haya en mi vida, ninguna será menos que yo, decía el eslogan. Al verlo, me quedé a la expectativa, pensando que lo más efectivo que podría hacer el Gobierno sería colocar también a chicas famosas postulando la misma frase, pero invirtiendo los sexos. Mi sorpresa fue mayúscula al observar que no, que la frase de las chicas era "De todos los hombres que haya en mi vida, ninguno será más que yo". Por lo tanto, pensé, los hombres que haya en tu vida, deberán ser menos. Menudo mensaje más conciliador.

Si los hombres dicen que no serás menos que ellos y las mujeres que no serás más que ellas, entonces ambos sexos no están diciendo lo mismo. Desde mi humilde opinión, pienso que la frase más justa (pero quizá no la más efectiva) no es la que deje a las mujeres por encima, sino la que diga que todos los hombres o mujeres que haya en la vida de cualquiera serán iguales, y no menos o más.

Reflexionando días después sobre los contenidos que aprendí en la asignatura de Teoría de la Publicidad, me percaté de una cosa. Se entiende que a las mujeres hay que animarlas para que no consideren a los hombres más que ellas y a los hombres, a que no las consideren a ellas menos. Pero es que esta medida parte de una premisa falsa: que hay que atacar a la idea de superioridad o inferioridad. No incidir en la de igualdad.


Toda esta exposición de los últimos párrafos tendrá una repercusión en quien me lea. Las personas feministas me tacharán de retrógrada y mil cosas más, aunque lo único que he estado haciendo es reflexionar, pararme a pensar por un momento. Lo mismo que creo que ha hecho Enrique Lynch en su artículo Revanchismo de género. Este artículo, publicado el martes pasado en El País, ha desatado un alud de e-mails y cartas dirigidos a la defensora del lector de este periódico, Milagros Pérez, a la que, por otra parte, conocí este verano durante unas jornadas de periodismo.

Milagros Pérez se ha visto obligada a reflejar en el periódico el malestar que ha generado este artículo, que a mí, salvo algunos matices, me resulta, cuanto menos, interesante. Estoy completamente de acuerdo en que es políticamente incorrecto, pero me parece genial que se rompa ese tabú de criticar y se comience a reflexionar sobre los temas sensibles y candentes. Lynch ha reflexionado y por hacerlo ha tenido palos por todos lados: "rancia misoginia", "prejuicio cargado de resentimiento", "posmachista", "ideas retrógradas y confundidas", son algunas de las flores que el escritor ha recibido. Digo yo que solamente por pensar, como dice la canción de Ska-p.

Y es que que machistas justifiquen sus ideas o sus actos a partir de los pensamientos de esta persona no implica que él sea machista. De hecho, creo que su discurso ni es machista ni es político. Solamente está reflexionando. Salvando las distancias, sería como decir que Nietzsche era nazi.

Se apela al resentimiento para continuar con la "lucha" feminista. Eso dice el artículo. Un hombre puede llorar la pérdida de su novia, pero una mujer tiene que hacer como si nada y salir a buscarse otro. Díganme que no les parece que se está promulgando eso en todos los sitios. Pero relacionar causalmente es escabroso. Lynch deja caer que el revanchismo de género ha instigado más violencia de género, lo que me parece exagerado.

Si yo dijera que la violencia de género empezó a ser noticia cuando el feminismo alcanzó un nivel de aceptación social, ¿qué pensarían? ¿que soy machista? No lo soy. Durante el franquismo no había violencia de género o, al menos, no oficialmente. Y ¿por qué? Porque el machismo era algo incuestionable. La mujer debía estar en casa, cuidar de los hijos y vivir por y para su marido. Y la mujer, generalmente, aceptaba este rol, por eso no había conflicto. El problema de la violencia de género comenzó (y no estoy dando datos científicos, sino una simple impresión derivada de una larga y continuada reflexión) cuando las mujeres comenzaron a decidir y su libertad chocó con las ideas machistas de su marido. Posiblemente lo pasen por alto, pero en múltiples casos de violencia de género dados a conocer en los telediarios se dice que el hombre la mató cuando ésta se largó con otro o porque no aceptaba que fuera a trabajar, a lo que se añadía que en su oficina se relacionara con más hombres, o cosas por el estilo.

¿Decir eso es machista? No. Sugerir que las mujeres son culpables de su inferioridad social es machista, pero ahondar en el origen del problema y pronosticar que el feminismo choca frontalmente con el machismo es legítimo y nada censurable. Lynch no se pregunta por qué existe el machismo, sino por qué el machismo se manifiesta tan cruelmente. El machismo ya existía cuando las mujeres también eran machistas (las sigue habiendo, no hay que olvidarlo), pero esa ideología no se enfrentaba con otra, porque no había otra.

Yo me considero feminista, tal y como dije al principio, al feminismo que se entiende como lucha por conseguir la IGUALDAD, no la superioridad. Querer ser más por haber sido menos durante toda la historia de la humanidad es revanchismo y no responde a la racionalidad. Me considero feminista, pero también una persona que piensa.

Y sé que es políticamente incorrecto, igual que ha sido su artículo, exponer mis ideas. Pero creo que es necesario tener en cuenta todos los puntos de vista. Tampoco obtengo muchos halagos al decir que la imagen liberada de la mujer que se proyecta es la de insensible, manipuladora y objeto sexual. Ser un simple maniquí no contribuye al respeto hacia las mujeres intelectuales, porque antes que sus investigaciones, avances y estudios, lo primero que se tomará en cuenta será su sexo.

No olvidemos que, tras esa prentedida liberación e igualdad de género de las portadas con chicas desnudas, hay una realidad: el hombre sigue teniendo mayor poder adquisitivo y esas revistas existen por él y para él. Que la explosiva Angie Cepeda reflexione sobre ello antes de poner en contradicción sus fotos semidesnuda con la igualdad de género.



Y ahora sí, me expongo a las críticas. Después de esto, supongo que me ganaré unos cuantos enemigos.

14 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Me gustó mucho el articulo..

Excelente como siempre

Un placer leerte.
Estaba ausente por cuestiones de salud..
pero ya de regreso..


Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos


Que tengas una muy buena semana..

Sociedad de Diletantes, S.L. dijo...

Me ha parecido una reflexión muy buena. Toda.
La historia de la utilización "liberada" de la imagen de la mujer es en efecto algo para el hombre (y me revienta)

y si el miedo... dijo...

Tienes razón de sobra. Lo que hay que buscar es la igualdad, no la superioridad. Decidir que la plantilla será el 50% de mujeres y el 50% de hombres no es normal. Cada persona tiene que ser contratada por sus logros y estudios, no por su género, su raza y religión. Haber... La intención es buena, pero no es esa la forma adecuada de enfocar el problema.
Un beso! cuídate!

Dolores dijo...

Esa postura de que a las empresas hay que dejar que la gente entre por méritos propios, es pura demagogia. Los organismos internacionales inventaron las políticas de acción positiva, porque de otra manera era imposible el avance de las mujeres. A ellas no se les aplica el prinicpio de mérito. Esto no lo digo yo, lo dicen las estadísticas y los estudios de organismos como Naciones Unidas. Las cosas no se hacen por gusto y si cambiar la sociedad fuera tan fácil, ya se habría hecho no crees?. Si no se hicieran políticas de acción positiva, serían las mujeres, las que no entrarían en muchos trabajos, a pesar de tener mejor curriculum. Entonces, estaríamos lamentandonos de lo injusta que es la sociedad, y presumiendo de lo buenas chicas y chicos que somos que no hemos molestado a nadie con acciones que pudieran corregir esa injusticia. Sería muy bonito, insisto en que a las personas se las eligiera por su curriculum, pero sabemos que no es así. Entonces, elegimos entre poner algún remedio a la situación, con sus pros y sus contras o quedandonos de brazos cruzados mirando al cielo y esperando como almas cándidas una intervención divina que imparta justicia.

PD: Se puede posar semi o desnuda, mostrarse sensual, ir a la playa a hacer topless, tener vida sexual y defender la igualdad. ¿O para hacerlo hay que meterse a monja?. ¿Es incompatible hacer un posado erótico con el pensamiento de que entre las mujeres y los hombres no debe haber violencia?

Anónimo dijo...

Hola Dolores, en efecto organismos internacionales como la ONU defienden la intervención de los distintos estados para garantizar los derechos de la mujer y eliminar su discriminación social. Pero no debes olvidar que el objetivo final es igualar.
Por citar un artículo de la ONU:
- Se deben establecer la protección jurídica de los derechos de la mujer sobre una base de IGUALDAD con los de los del hombre y garantizar, por conducto de los tribunales nacionales competentes y de otras instituciones públicas, la protección efectiva de la mujer contra todo acto de discriminación.
Yo creo, que la ONU defiende la NO discriminación a la mujer y que no cita las palabras discriminación positiva, es decir, que el objetivo es la inexistencia de la discriminación ya sea positiva o negativa (en mi opinión son las dos caras de la misma moneda, positiva para los hombres significa negativa para las mujeres).
Es cierto que existe una discriminación hacia la mujer y por ello se legisla en consonancia pero una cosa es ayudar a la mujer y otra bien distinta realizar acciones salomónicas. Con acciones salomónicas me refiero a obligar por ley a que toda empresa tenga en su directiva a un 50% de mujeres para evitar su discriminación, siendo justos porque no un 50% hombres, un 50% mujeres, un 25% de los hombres que sean directivos negros, otro 20% de las mujeres directivas que sean lesbianas, otro 16% de los hombres y mujeres que sean musulmanes( te dejo un link para que veas un ejemplo de discriminación a la comunidad musulmana de España http://www.abc.es/hemeroteca/historico-29-05-2009/abc/Nacional/la-discriminacion-de-los-musulmanes-en-espa%C3%B1a-es-superior-a-la-media-europea_921313744902.html) y otros tantos judíos, sin olvidarnos a los transexuales.... parece que si seguimos en esta línea la medida empieza a ser un poco absurda.
Siguiendo con el mismo ejemplo, no se cuantas mujeres se sentirían realizadas sabiendo que son directivas porque la ley exige que así sea, sin contar el respeto que recibirán de sus compañeros hombres, ya que no la verán como una compañera de igual valor sino como una "mujer" necesaria para cumplir la ley, "mujer" que en realidad no tendrá ni voz, ni voto, ni respeto.
Para final te diré que mi nombre es Fran, soy un hombre y por culpa de mi sexo tengo que firmar al final de mi opinión para que otras personas no tilden directamente mi opinión de machista y recibir por lo menos durante la lectura un sentimiento neutral por parte del lector/a.

PD. Me ha gustado mucho la entrada ;)

Sin complejos dijo...

Quienes han escrito en respuesta al articulo, incalificable, de Enrique Lynch, tendran tambien derecho a hablar. Y mire, ya que menciona a SKA-P, creo que en ese sentido hubieran sido más contundentes, si cabe, ante esta joyita del ensalzamiento a la violencia de genero. Para muestra un boton, aqui le dejo la cancion de SKA-P "Violencia machista".

http://www.youtube.com/watch?v=uRxVkn-hyBA

Dolores dijo...

Hola Fran, las personas que somos feministas tenemos claro que una mujer no es feminista por el hecho de serlo, ni un hombre es machista por el hecho de serlo. Por lo tanto,el sexo de la persona no garantiza la opinión en uno u otro sentido.

Con respecto a Naciones Unidas u otros organismos internacionales sobre las acciones positivas, le dejo dos ejemplos, aunque puede consultar mucha más información en UNIFEM o cualquiera de las Conferencia de Naciones Unidas sobre Mujer.

La ONU dice en la CEDAW (Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer) :
Artículo 4, "...medidas especiales de carácter temporal encaminadas a acelerar la igualdad de facto entre el hombre y la mujer (...) estas medidas cesarán cuando se hayan alcanzado los objetivos de igualdad de oportunidad y trato"

En Europa:
Resolución del Consejo de 12 de julio de 1982 sobre promoción de la igualdad de oportunidades en la que se declara la acción positiva como indispensable para la consecución de la igualdad sustancial entre mujeres y hombres, además de recomendar su adopción.

Recomendación del Consejo de 13 de diciembre de 1984 relativa a la promoción de acciones positivas a favor de las mujeres.

Decirte, por cierto, que las medidas de acción positiva nacen en Estados Unidos, después de la segunda guerra mundial, como medidas antidiscriminación, para luchar contra las desigualdades en las que se encuentran algunos sectores de la población entre las que se encuentran las minorías que nombras y las mujeres. Señalar que las mujeres no somos una minoría, aunque tú nos enumeres junto con otras que si lo son. Verás de todas las que has nombrado, judíos, musulmanes, negros, homosexuales, transexuales … en todas las variantes que se te ocurran hay mujeres. En todas esas minorías y también en los grupos mayoritarios. ¿Qué significa esto?, que las mujeres no somos una minoría. Luego tu comparación no tiene sentido bajo esa lógica.

Por cierto, se te han olvidado las personas minusválidas, que tienen reservado un 3% de las plazas de la administración pública. Supongo que tampoco estarás de acuerdo.

Respecto a la ley, no habla del 50% ni de mujeres, sino de equilibrio de sexos y del 60/40. Durante todo el texto cita que “atenderá al principio de presencia equilibrada de mujeres y hombres” o en el caso de la Disposición adicional primera. “Presencia o composición equilibrada. A los efectos de esta Ley, se entenderá por composición equilibrada la presencia de mujeres y hombres de forma que, en el conjunto a que se refiera, las personas de cada sexo no superen el sesenta por ciento ni sean menos del cuarenta por ciento.

Dolores dijo...

Las políticas de acción positiva nacen cuando los estudios de organismos internacionales como Naciones Unidas, por citar uno en el que podamos convenir su prestigio, saca a la luz que las leyes sobre el papel son una cosa y en la realidad otra, que la cultura y los comportamientos desarrollados durante siglos oponen resistencia a los cambios y que por tanto, que sólo con la aprobación de leyes y las buenas intenciones, no es suficiente para caminar hacia una sociedad más justas. A tu pregunta sobre si una mujer se sentiría valorada o esa afirmación sobre que no se le verá como una compañera y no será respetada. Primero: a día de hoy, todo el mundo sabemos que la mujer en algunos casos es discriminada laboralmente y no se la promociona en muchos casos, no por falta de méritos académicos o laborales precisamente. Puedes consultar estudios de los sindicatos CC.OO o UGT, por ejemplo. Y yo te pregunto ¿tú te has parado a pensar alguna vez en esta situación? ¿y has pensado que ese hombre que ha sido promocionado en lugar de esa otra mujer que tenía más meritos, se ha puesto a pensar en que va a perder su autoestima por eso?¿y los compañeros, le han rechazado y no le respetan?. Y las mujeres que son rechazadas en ocasiones como esta ¿Cómo se sienten?¿y su autoestima?. Y otra pregunta,¿por qué das por sentado que las mujeres que van a entrar en los Consejos de Administración de las Empresas no van a estar cualificadas?¿y por qué no te has preguntado si el otro 60/40 de hombres que entren en los consejos van a estar cualificados? ¿y por qué tampoco has pensado que van a ser rechazos y no serán respetados por sus compañeros?. ¿Por qué?. Piénsalo.

Oskar Corrales dijo...

¡Qué barbaridad! cómo que la violencia de género no existía durante el franquismo?. Lo que no estaba penado entonces. Es que no has hablado con nadie de tu familia, no te has documentado de alguna manera sobre la época. Las mujeres iban a la guardia civil o recurrian a la familia y se les decía que algo habría hecho o que volviera con su marido que era lo que le tocaba, entre otras cosas porque no existia ni el divorcio. Vaya, con que hables con alguien de tu familia seguro que te pueden hablar del caso de más de una persona de su entorno, en sus respectivos pueblos.

tOrMeNtA dijo...

Muchas gracias por las aportaciones. No estoy tan agradecida por lo comentarios de personas que ni siquieran han leído bien mi texto o que lo interpretan a su gusto para poder criticarlo.

Por más que busco en el artículo no encuentro la frase que diga que no había maltrato contra las mujeres durante el franquismo.

"Durante el franquismo no había violencia de género o, al menos, no oficialmente. Y ¿por qué? Porque el machismo era algo incuestionable".

Esa era mi frase, que explico, por si no queda suficientemente clara: he dicho que el gravísimo problema de la violencia de género ha saltado a la opinión pública cuando la sociedad ha dejado de ser machista de un modo general. Como bien sabemos, si durante el franquismo tu marido te pegaba, "a callar y a aguantar que es lo que debes", te decían.

Bien, durante el franquismo no existía un estereotipo de problema denominado "violencia de género", porque no era algo socialmente rechazado y criticado. Si sucedía, era algo normal. No había violencia de género oficialmente porque el machismo era algo incuestionable.

Y, por otra parte, no hace falta recurrir a mi vida personal para exponer una opinión. Usted no sabe cómo ha sido mi vida, si yo, mi madre o mi abuela hemos sufrido violencia de género. Así que las apelaciones personales sobran.

Sociedad de Diletantes, S.L. dijo...

MUY BIEN DICHO: me había llamado la atención esa mala interpretación del texto: lo tuve que volver a leer y comprobé que, en efecto, tú has dicho lo que muy bien has vuelto a explicar ahora.

Muy interesante

Mario dijo...

Felicidades.
También premiaría esta entrada, este torbellino, esta tormenta salvaje y declarada.

Gracias.

bydiox dijo...

Vale, pensaba que era el único que se había dado cuenta de que la campaña no era demasiado 'igualitaria'.

Y creo que se puede ser mujer y tener dos dedos de frente (ser feminista no es apoyar todo por y para la mujer, o no debería al menos).

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG:
RETALES DE TORMENTA




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE


DESEANDOOS UNAS FIESTAS ENTRAÑABLES DE NAVIDAD 2009 ESPERO OS AGRADE EL POST POETIZADO DE CREPUSCULO.

José
ramón...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...